Consejos para vender un reloj de segunda mano con el máximo beneficio

Vender reloj de segunda mano

Los relojes son accesorios funcionales que de gran uso, sobre todo cuando se trata piezas exclusivas; sin embargo, vender un reloj de segunda mano y sacarle el máximo provecho no siempre es sencillo.

Aunque no lo parezca, vender un reloj de segunda mano demanda seguir ciertas pautas, de lo contrario es posible que no resulte tan fructífera como pensaba y termine desprendiéndose de un complemento que, incluso, puede tener un valor sentimental, a cambio de un monto que no valga la pena.

Pero este no es el único problema que podría sortear, de igual forma está la posibilidad de que la venta se dificulte o alargue innecesariamente; afortunadamente, se encuentra en el lugar adecuado, aquí encontrará los pasos a completar para sacarle el mejor precio.

Que la pieza en cuestión esté en buen estado, comprobar su perfecto funcionamiento, fijar el precio y sobre todo, ofrecerlo en el lugar adecuado – por ejemplo, una Pawnshop – son algunos de los factores a considerar, por eso la invitación es a ponerse cómodo y disfrutar de la lectura hasta el final.   

¿Cómo vender un reloj de segunda mano sin morir en el intento?

Como cualquier otro artículo de segunda mano, la venta de un reloj comienza con la preparación del producto para ello; si bien puede resultar obvio, el sentido común parece no imperar demasiado en estos tiempos, demandando enfatizar  dos pautas claves:

Limpieza correcta de la pieza

Comenzamos con la estética, el cuidado de la imagen es vital al momento de vender productos de segunda mano, de ahí que el primer paso será procurar que el reloj quede perfectamente limpio, ello hará destacar las condiciones en las que se encuentra.

Mostrar una pieza descolorida o llena de polvo, no solo causará mala impresión frenando limitando las probabilidades de venta, sino que posiblemente hará que se devalúe, entendiéndose la importancia de cumplir este paso.

Corroborar el perfecto funcionamiento

Además de lucir impecable, el reloj debe estar activo; verifique que su funcionamiento siga siendo el correcto, en esta clase de productos hay una regla clara: nadie quiere una pieza estropeada o defectuosa.

Vender el reloj en un lugar adecuado

La siguiente cuestión a evaluar al momento de vender un reloj de segunda mano es dónde hacerlo, especialmente, si se trata de una pieza exclusiva o codiciada como un Rolex, por ejemplo.

En la actualidad, sobran tiendas o particulares capaces de aprovechar el desconocimiento a favor, ofreciendo precios que se sitúan muy por debajo de lo que verdaderamente merecen las piezas. En este sentido, las tiendas de empeño representan una excelente opción.

Eligiendo esta opción, tendrá dos certezas; por un lado la de obtener un precio justo, y por el otro, el de realizar el proceso con mayor seguridad, ya que las pawnshop minimizan el riesgo de timos, fraudes, robos o estafas. Si deseas Vender reloj de segunda mano, asegúrate de contar con un aval de transparencia y buen margen de ganancia.   

Vender relojes de segunda mano en línea

Las ventas a través de internet están en auge como sistema cómodo y rápido, ya que no requiere moverse  de casa para realizar el proceso; sin embargo, reviste inconvenientes que la elección de una pawnshop no trae consigo.

Para empezar,  la mayoría de las plataformas online cobran una comisión por la realización de la venta; en segundo lugar, deberá encargarse de que el producto llegue a manos del comprador con total seguridad y en perfectas condiciones.

Esto conlleva a preguntarse ¿merecen la pena el riesgo sólo por evitar desplazarse a una tienda especializada cuando podría ahorrarse dolores de cabeza y una venta garantizada, acudiendo a una tienda de empeño?

Vender a un particular

Esta es quizá una opción que podría asemejarse a la de la pawnshop siempre que la venta sea a una persona de confianza, de lo contrario supone riesgo que puede evitar solicitando alguna clase de garantía económica antes de siquiera mostrar el reloj.

La venta de en persona conlleva demasiados riesgos, y uno de ellos es perderlo todo a causa de un robo, evaluar al posible comprador es elemental, tanto como tomar las medidas de precaución adecuadas, entre ellas, encontrarse en un sitio público.

¿La recomendación?

De acuerdo a nuestro criterio, son las tiendas de empeño o pawnshop, el lugar indicado para vender un reloj de segunda mano, si en verdad desea conseguir un buen beneficio por la pieza.

Asimismo, tiene la ventaja añadida de poder visitarlo sin ningún tipo de compromiso y que será valorado por personal capacitado para ofrecerle el mejor precio del mercado, dejándole despreocupado de todo el resto del proceso ya que ellos serán los que se ocupen de la venta.

¿Por cuánto se puede vender un reloj de segunda mano?

El establecimiento del precio adecuado dependerá básicamente del tipo de reloj; si bien los criterios hasta ahora mostrados sirven de guía, lo adecuado es acudir a un profesional que oriente al respecto, servicio que ofrecen gustosamente las tiendas de empeño.

Resulta crucial no confundir la intención de sacar el máximo rendimiento a su reloj, con la posibilidad de ponerle un precio desorbitado, con ello conseguirá únicamente frenar la venta.

La exclusividad lo dice todo

Cuando se trata de vender relojes de segunda mano, el factor que más influye en el precio es el modelo, siendo aquellos con pocas unidades los más exclusivos, y por tanto, los más costosos.

Lo mismo sucede con los relojes antiguos, -siempre que estén en buen estado- quienes superarán a los modelos más modernos. El estado de la pieza también incide mucho sobre su costo, aspecto que tocamos al principio cuando enfatizamos la necesidad de un correcto funcionamiento y buena imagen.

Desgastes, rozaduras, golpes, roturas o ausencia de piezas devalúan el producto, de manera que, teniendo la posibilidad, lo conveniente es subsanar cualquier detalle que modifique su estética antes de ponerlo en venta.