Algunos tips acerca de los préstamos: cómo aprovecharlos

Los préstamos fiables son muy buscados. Llama la atención que la gente apunta toda la responsabilidad a un “buen prestamista”. Sin embargo, quien va a pedir un préstamo debe poner de su parte. Por eso, queremos hablar en este texto sobre aquellos aspectos que debe cumplir quien recibe un préstamo.

Por ende, el primer consejo es el siguiente: pedir un préstamo es una responsabilidad. No solo es una responsabilidad con el acreedor, sino personal. Hay que tener disciplina y administrar de modo inteligente el dinero del préstamo. Otra pifia común es que, una vez se tiene el peculio prestado, se malgasta el capital sin aprovecharlo; cayendo así en mora con el financista.

¿Qué indagar antes de pedir un préstamo?

La primera misión, antes de concretar el préstamo, es sondear todas las diligencias y exigencias de la solicitud. Se sugiere preguntar de antemano sobre las siguientes cuestiones:

  • Estar atentos al monto del préstamo, constatando que la cantidad sea la que se necesita.
  • Averiguar el tiempo exacto en el cual se debe completar el pago de los préstamos, más los respectivos intereses.
  • Dejar en claro cuánto es el porcentaje de intereses.
  • Preguntar cuáles son los requisitos: documentación, avales, etc.

Un último consejo muy importante: jamás pedir un préstamo si no se tiene la certeza de poder pagarlo. Mucha gente comente este desliz, condenándose a la lista negra de impagos en Asnef. Quienes se dedican al servicio de préstamos, comparten siempre información entre ellos. Así que lo mejor es tener una buena reputación como pagador de deudas, antes de ser tildado de moroso entre la red de prestamistas.

Los tipos de préstamos que existen

No todos los préstamos son iguales.  Por su finalidad, los préstamos se catalogan como: hipotecarios, becarios, de consumo, etc. Para los fines de este texto, nos interesa que los lectores conozcan el modo que se “entregan los préstamos y cómo son cobrados luego por los prestamistas”.

  • Los préstamos grandes se usan para invertir. Por ejemplo, se desea comprar un local comercial y usarlo como tienda. Corresponde pedir un préstamo para pagar el inmueble.
  • En el caso anterior, la cantidad de dinero es grande (para costear un inmueble). Por lo tanto, el tiempo para pagar el préstamo se extiende por años.
  • Préstamos de mucha cantidad de dinero tienen las siguientes características: se pagan en plazos largos y en varios pagos. Nunca se pagan de una sola vez. Además, quienes suelen hacer estos préstamos son bancos o instituciones de gobierno. Para obtener estos préstamos se debe cumplir muchas diligencias y papeleo, hasta lograr obtener el dinero.
  • Ahora toca hablar de préstamos menores. Se usan para gastos menudos, como: pagar medicinas en una emergencia, costear reparaciones (autos, el hogar, electrodomésticos) y tener dinero en caso de algún retraso salarial o de pagos.
  • Los préstamos pequeños son menos planificados. Además, se piden ante situaciones imprevistas. Por ese motivo, también se requiere obtenerlos con más rapidez; sin tanto trámite como con los préstamos grandes.
  • Otro detalle: los préstamos pequeños se pagan de una sola vez. No suelen pagar por partes, sino que el monto abonado se reintegra al prestamista en una sola transacción, sumando el importe de los intereses.

De todo lo antes comentado, se infiere que no es igual un préstamo grande (otorgado por la banca o instituciones) que un préstamo por monto pequeño.  Además, también cambia el tipo de prestamista: los bancos, por ejemplo, no consideran rentable hacer préstamos por pequeñas cantidades.

Los préstamos por Internet son una buena alternativa

¿Qué debe hacer una persona cuando necesita un préstamo para un gasto puntual? Pues, lo ideal es solicitar un préstamo rápido por Internet. En este caso, hay prestamistas privados que cumplen con este tipo de servicios. Algunas de sus peculiaridades son las siguientes:

  • Se entregan con rapidez: en 24 horas el solicitante puede obtener el dinero que necesita.
  • No requieren de trámites complicados: solo se pide documento de identidad, poseer una cuenta bancaria, correo electrónico, número telefónico, así como algunos requisitos extras.
  • El pago de la deuda debe hacerse rápido: en semanas o algunos meses. Esto tiene la ventaja de que quien pide el préstamo se deshace rápido de la deuda.
  • Todo se gestiona a través de una plataforma web. No es necesario asistir hasta la oficina o bufete del prestamista para tramitar nada.

¿Qué resta decir? Pues, que toda persona que busca un préstamo debe asesorarse e investigar. Para el caso de los préstamos rápidos por Internet, una opción es cotejar nuestro portal prestamosfiables.es. Ahí se puede conseguir información sobre servicios de préstamos online: montos, intereses, plazos y todo lo necesario para pedir un préstamo.